África se expresa en contra de la retirada de la CPI

Botswana expresó en una declaración oficial que abandonar la CPI traiciona los derechos de las víctimas de los crímenes más atroces. ©Foreign and Commonwealth Office
Regions: 
Africa
En este post de Human Rights Watch, su autora Sarah Rayzl Lansky hace un repaso de las declaraciones de numerosos gobiernos africanos en contra de las recientes decisiones de Sudáfrica, Burundi y Gambia para abandonar la Corte Penal Internacional.

Las recientes decisiones de Sudáfrica, Burundi y Gambia para abandonar la Corte Penal Internacional (CPI) están generando mucha atención y especulaciones sobre un éxodo masivo de los países africanos de la CPI.  ¿Resulta clara cuál es la postura africana sobre la CPI? Piensa nuevamente. Cada vez más gobiernos africanos se han expresado en contra de esta retirada la semana pasada:

El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, dijo en una entrevista realizada en una radio local el 1 de noviembre que su país no tiene intenciones de abandonar la CPI.

Nigeria dio una fuerte declaración en apoyo a la CPI en la Asamblea General de la ONU el 31 de octubre, donde afirmó “el continuo compromiso de Nigeria de apoyar y cooperar con la Corte.”

Senegal, en la Asamblea General de la ONU el 31 de octubre, “invit[ó] a todos los Estados Partes a contribuir con toda la asistencia y cooperación que la Corte necesita.”

El vocero del gobierno de Sierra Leona Ajibu Tejan Jalloh realizó declaraciones locales el 28 de octubre y afirmó que el país no abandonará la CPI y que Sierra Leona está “comprometida con la país y la justicia de nuestro país.”  

El ministro de Relaciones Exteriores de Malawi Francis Kasaila dijo el 28 de octubre que “Malawi no será presionada para abandonar la CPI por sus vecinos.”

Tanzania dijo en una declaración a la Asamblea General de la ONU el 31 de octubre que el establecimiento de la CPI “fue una inspiración en contra de la impunidad y la injusticia. La promesa y la esperanza aún son relevantes hoy, sino más urgentes.”  

El vicepresidente de Zambia Inonge Wina dijo al parlamento de Zambia el 28 de octubre que “el estado de la membresía de Zambia” en la CPI no había cambiado.

Botsuana emitió una declarción detallada en apoyo a la CPI el 25 de octubre, y el ministro de Relaciones Exteriores Pelomoni Venson-Moitoi el 26 de octubbre agregó: “Abandonar [la CPI] no es la solución. Deberíamos trabajar para reparar” la Corte.

Personalidades africanas de alto nivel y activistas africanos también formularon un pedido sólido para que los países africanos se quedaran en la CPI y para que los países que quieren abandonar la Corte reconsideren la decisión.

El African Group for Justice and Accountability—que incluye a la ex presidente de la República Centroafricana Catherine Samba-Panza, a la ex Alta Comisionada de la ONU por los derechos humanos Navi Pillay, y el ex Juez de la Suprema Corte de Sudáfricand Richard Goldstonepidió a todos los Estados que consideran una retirada que “lo reconsideren y vuelvan a comprometerse con el Estatuto de Roma” de la CPI.  

The Elders -que incluye al ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, el arzobispo emérito de Ciudad del Cabo y ganador del Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, y la defensora de los derechos de la mujer y la niñez Graça Machel- pidieron a los países que consideran la retirada " que cambien el curso y luchen por una necesaria reforma desde dentro, como miembros ".

Veinticuatro organizaciones africanas e internacionales emitieron una declaración el 22 de octubre en donde consideraron que la retirada de Sudáfrica es"una bofetada para las víctimas", e instaron a los países que creen en los derechos de las víctimas a afirmar su apoyo a la CPI. La Coalición global por la CPI también emitió una declaración el 21 de octubre en la que se presentaron defensores sudafricanos que se oponían firmemente a la retirada. En una declaración de la sociedad civil global del 27 de octubre respaldada por grupos africanos de al menos 16 países se afirmó que "la retirada representa una amenaza para uno de los mayores avances en la justicia del siglo XXI". Las organizaciones de la sociedad civil africana -incluida la International Commission of Jurists – Kenya, la Coalición de Malí por la CPI y el Southern Africa Litigation Centre - emitieron declaraciones individuales donde se oponían a la retirada.

La CPI tiene el potencial de ofrecer justicia a las víctimas de los peores crímenes del mundo cuando los tribunales nacionales no pueden o no quieren enjuiciar. La CPI no es perfecta y su alcance necesita ser ampliado. Pero la Corte Penal Internacional sigue siendo un tribunal mundial de último recurso.

Para saber más sobre África y la CPI, mira un breve video sobre 12 activistas africanos que se presentó para la Cumbre de la Unión Africana en julio. 

 

Sarah Rayzl Lansky es  asociada senior del International Justice Program. 

Este post fue originalmente publicado en Human Rights Watch