“En donde estuve, me designaron como líder”

"Imparable" – Nomarussia Bonase ha pasado los últimos 20 años buscando justicia por las atrocidades del Apartheid ©Valerie Murray/Heinrich-Böll-Stiftung
Nomarussia Bonase nació en 1966 en el Apartheid sudafricano. Desde siempre, luchó por derechos igualitarios. Luego se unió al Grupo de Apoyo Khulumani fundado por mujeres. Un retrato de la ganadora del premio Anne-Klein-Women 2017.

Nomarussia Bonase no había nacido cuando experimentó por primera vez los efectos de la violencia de género. El año fue 1966 en el apartheid sudafricano. Su padre era un trabajador de las minas fuera de Johannesburgo. Debido a las leyes que restringen el movimiento de la gente negra, su madre embarazada permanecía oculta en la casa de un trabajador agrícola mientras que lo visitaba. Esa noche, la policía estatal allanó la granja en busca de personas que violaran las leyes de aprobación.

"La encontraron embarazada", relata Bonase. "La violaron y la dejaron sangrando." Su padre llegó a las 6 am, y logró persuadir a alguien que llevara a su madre al Hospital Baragwanath. Bonase nació prematura, pero viva.

"Esa fue la primera vez que empecé a sobrevivir", dice Bonase.

Ahora con 50 años de edad, Bonase no sólo ha sobrevivido, ha luchado a cada paso. Se le dio un nombre común entre activistas anti-apartheid: "Nomarussia", nombre femenino que rinde homenaje al apoyo de Rusia en el entrenamiento de combatientes militares de Sudáfrica para luchar contra el Apartheid. Su padre decía: "Nomarussia significa 'no más opresión'."

La lucha de Bonase comenzó a los cuatro años. El sistema de educación bantú inferior para los negros sudafricanos dictaba que la educación debía comenzar a los siete. Bonase, de cuatro años, no tenía nada de eso. Ella lloraba todos los días hasta que su padre cedió y le permitió seguir a los estudiantes mayores a la escuela.

A los ocho años, Bonase comenzó a entender un poco lo que estaba sucediendo a su alrededor. "Yo preguntaba: ¿qué nos está pasando? ¿Por qué todo el mundo está corriendo? ¿Por qué la gente es golpeada por la policía blanca? "Se dio cuenta de algo a muy temprana edad: " La ira de saber que tenía que luchar".

El padre de Bonase temía por su hija ya políticamente consciente. -Vas a morir -dijo-. Él la llevó de Johannesburgo a la zona rural del Cabo Oriental, donde sabía que tendría una mejor oportunidad de completar su educación sin enfrentar un grave peligro.

 

“Yo no quería que los chicos me sobrepasaran”

Bonase, una alumna precoz, aprobaba dos clases por año. "No quería que los chicos me alcanzaran", dice. Nunca lo hicieron. En la escuela secundaria, su actividad política se formalizó. Era Nomarussia a quien enviarían ante el director con cartas de demandas. Fue Nomarussia quien organizó boicots y unió a sus compañeros en la acción.

Ella soñaba con la educación superior, pero sus padres no tenían dinero para la universidad. Al volver a Johannesburgo después de la secundaria, Bonase encontró empleo en una empresa de transporte. Ella no había dejado atrás sus ideales políticos, y rápidamente se convirtió en la primera mujer en la compañía en ser delegada sindical después de organizar a los trabajadores en un sindicato.

"Dondequiera que haya estado, he sido nombrada líder", dice Bonase. "No sé lo que ven en mí." Ella es una mujer de genuina humildad. Incluso desde el exterior está claro lo que otros perciben: un núcleo de fuerza de acero, emparejado con un compromiso inquebrantable a sus ideales.

Estos ideales llevan en su corazón una creencia: que las mujeres merecen ser tratadas como iguales a los hombres. Para ilustrar, cuenta la terrible historia de aprendizaje de la muerte de su hermano en 1993, víctima de la violencia política pre-democrática que marcó las ciudades mineras de Johannesburgo.

“Lo vi en la televisión. Vi que le disparaban. Pensé que le habían disparado y que lo llevaban al hospital. Entonces recibí una llamada en la que nos avisaron que él podía estar en la morgue", recuerda.

De acuerdo con la cultura africana, a las mujeres no tenían permitido buscar en los mortuorios a los miembros de la familia. Ese era el trabajo de los hombres. Sin embargo, después de dos semanas de no saber si su hermano estaba en la morgue, Bonase había tenido suficiente. Ella era una mujer de 27 años, y cuando llegó fuera de la morgue, fue recibida con incredulidad.

"Dijeron: 'No puedes enfrentar lo que está sucediendo aquí'", dice Bonase. "Le dije:" Tengo que intentarlo".

Bonase buscó a través de cadáveres en descomposición apilados en pilas fuera de la morgue, con mangueras usadas ocasionalmente para enfriarlos. Vio los cuerpos de niños pequeños; mujeres; soldados. Identificó a su hermano por el pie. Los funcionarios no creían, pero ella insistió en que era su pie. Ella tenía razón.

"Si no hubiese tenido el coraje de buscarlo allí, mi familia seguiría hablando de 'la persona desaparecida'", dice. "Estaban tirando a la gente en fosas comunes porque no podían ser identificadas".
 

El destino de las mujeres en perspectiva

Como una de las innumerables sudafricanas negras que habían sufrido la pérdida de miembros de la familia por la violencia en la transición a la democracia, Bonase tenía un gran optimismo sobre el advenimiento de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación - el organismo establecido en 1996 para ayudar a los sudafricanos a procesar el horror del Apartheid. La comprensión de que la CVR sería falible fue lo que la llevó a unirse al Grupo de Apoyo Khulumani, lanzado por mujeres. Khulumani significa "hablar".

"La CVR falló con las mujeres porque la violación ni siquiera fue considerada", dice Bonase. La violencia sexual no fue uno de los aspectos enfocados en la comisión.

Hubo un silencio en ese tema. Las mujeres eran vistas como personas que supuestamente lloraban por hombres, por hijos, por maridos. No se trataba de ellas ni de sus hijas.

El otro aspecto en el que la CVR falló fue en el hecho de que realizó recomendaciones al gobierno que fueron efectivamente ignoradas. Como organizadora nacional de Khulumani, Bonase ha liderado numerosos intentos para obligar al gobierno sudafricano a cumplir con estas recomendaciones: proporcionar una compensación financiera adecuada a las personas afectadas por el Apartheid; Proporcionar apoyo sostenible a las comunidades afectadas y permitir suficiente conmemoración simbólica por el dolor del Apartheid y los que sufrieron a través de él.

El hecho de que el gobierno no haya abordado adecuadamente estas cuestiones, dice Bonase, ha tenido consecuencias de largo plazo.

La masacre en la mina de Marikana en 2012, en la cual 34 mineros manifestantes fueron matados a tiros por la policía, es uno de esos efectos. Bonase sugiere que las protestas de los estudiantes que han llevado a las universidades sudafricanas a un punto muerto en los últimos dos años es otra.

Pero un factor constante ha sido el trabajo de Khulumani, dirigido por Bonase, para apoyar en particular a las mujeres afectadas por estas cuestiones. El grupo ha representado a las viudas de los mineros de Marikana asesinados, por ejemplo, en puntos en que no pudieron hablar por sí mismas.

"Viajamos a la Comisión Farlam [la comisión gubernamental de investigación sobre la masacre de Marikana] para desempeñar nuestro papel de asesoras, hablando con las mujeres mientras lloraban, incapaces de sanarse", dice Bonase. Posteriormente se organizaron talleres y sesiones de terapia artística con las mujeres para permitirles expresar el trauma de lo que habían pasado. Khulumani ayudó a las viudas a entender el proceso minero explotador y a exigir sus derechos humanos a las compañías mineras implicadas.
 

Sin miedo y respirando fuerte

Si pides a los colegas de Bonase que la describan, las palabras que se repiten una y otra vez es "sin miedo".

"Ella es imparable cuando cree en sus acciones", dice Ntombi Nyathi, quien ha trabajado con Bonase en el Grail Center en Kleinmond. Ella recuerda a Bonase al asistir a un curso de transformación con ella hace algunos años.

“Su marido falleció durante la primera fase del curso. Nomarussia regresó a la segunda fase y completó el curso con éxito. Es valiente para una viuda tomar tales acciones en África, porque se supone que están de luto durante un año. Pero para ella, la vida tenía que continuar". Bonase tiene tres hijas y un hijo llamado Khulumani.

Nyathi también recuerda Bonase encarando el racismo en una pequeña ciudad de Sudáfrica y ganando.

"Nomarussia y sus compañeros habían ido de compras después del almuerzo en Kleinmond. Esta es una aldea en donde el racismo está muy presente en las prácticas de la gente de lo que nadie podría imaginar", expresó. Bonase pidió usar el baño, y el personal de la tienda dijo que no se le permitía.

"Nomarussia gritó: 'Mi gente, en este lugar quieren nuestro dinero, pero no podemos ni siquiera usar sus inodoros. Junten sus cosas. Salgamos de aquí. ¡Esta tienda no es para los sudafricanos!'." Cuando el personal vio a este gran grupo abandonando el local, milagrosamente se materializó una llave para los sanitarios. Directamente después, hubo un cambio de política en la tienda.

La colega de Bonula, Marjorie Jobson, la describe como "mi mejor maestra, mi apoyo, mi colega y consejera".

Jobson explica: "Nomarussia es una persona con un profundo sentido de la justicia y la creencia de que la lucha por la justicia será finalmente reivindicada. Una persona que modela las posibilidades para un futuro igualitario en lo que respecta al género, que inspira a los hombres a encarar acciones para hacer un mundo más seguro para hombres, mujeres y jóvenes. Una persona que escucha con una intensidad que desbloquea la capacidad de las personas para encontrar sus voces "
 

Nomarussia brinda ayuda y comprensión

Hoy, la mitad de la casa de Bonase está destinada al trabajo de Khulumani. Constantemente, entran mujeres en busca de ayuda, apoyo y hermandad.

"Yo siento que Khulumani está en mi vientre, porque las mujeres siempre entran y salen", ríe Bonase. Y no sólo a las mujeres: también lidera un foro de hombres en Khulumani, donde, según ella, no es vista como una mujer, sino como alguien que lucha por todos los derechos por igual.

A Bonase se le ha pedido que asuma como concejal del barrio para un partido político, y lo rechazó alegando que prefiere servir a todos los que necesitan ayuda, independientemente de su afiliación política.

"Voy a hacer este trabajo hasta que me muera", dice. "Vamos a transformar este país para mejor".

 

Este artículo se publicó por primera vez en el sitio Web de la Heinrich Böll Foundation en enero de 2017. Para ver el artículo original, haga clic aquí.